Óxido nítrico - la molécula milagrosa

Desde diabetes a hipertensión, cáncer a drogadicción, derrame cerebral a motilidad intestinal, trastornos de memoria y aprendizaje hasta shock séptico, quemaduras de sol a anorexia, impotencia masculina a tuberculosis, probablemente no exista una condición patológica donde el óxido nítrico no desempeñe un papel importante. Solo en los últimos 25 años se descubrió el óxido nítrico como un producto de la síntesis enzimática en mamíferos, hay más de 114,000 artículos científicos que tratan sobre esta notable molécula, la mayoría publicados en los últimos ocho años.

ver video

¿Qué es el óxido nítrico? ¿Y por qué debería importarme?

Óxido nítrico

El óxido nítrico o NO se ha convertido en una de las moléculas más estudiadas en la literatura científica y médica. Aunque recientemente se descubrió que se producía en el cuerpo humano, las propiedades químicas del gas NO se caracterizaron por primera vez en 1772. De hecho, se han publicado más de 140,000 sobre NO, más de la mitad de las cuales han aparecido en los últimos 12 años. El NO producido en sistemas biológicos tiene una vida media de menos de 1 segundo y es biológicamente activo en el rango de concentración de 1-100 nM. Otra característica interesante es que el NO es lipófilo por lo que puede penetrar fácilmente las membranas biológicas. El concepto de un gas selectivo y específicamente mediador de eventos de señalización celular es diferente de los conceptos convencionales de ligando de receptor asociados con la señalización celular.

Estos descubrimientos fueron tan revolucionarios que el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 1998 fue otorgado a Robert Furchgott, Louis Ignarro y Ferid Murad, por sus descubrimientos de NO como molécula señal en la vasculatura y específicamente en el control de la presión arterial. Además de este papel, el NO es una de las moléculas de señalización más importantes en el cuerpo, y está involucrado en prácticamente todos los sistemas de órganos donde es responsable de modular una asombrosa variedad de efectos. Se ha demostrado que el NO está involucrado y afecta (solo para mencionar algunos ejemplos importantes) la neurotransmisión, memoria, accidente cerebrovascular, glaucoma y degeneración neural, hipertensión pulmonar, erección del pene, angiogénesis, curación de heridas, aterogénesis, inflamación como artritis, nefritis, colitis, enfermedades autoinmunes (diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal), patógenos invasores, tumores, asma, trasplante de tejidos, choque séptico, agregación plaquetaria y coagulación sanguínea, enfermedad de células falciformes, motilidad gastrointestinal, secreción hormonal, regulación génica, suministro de hemoglobina de oxígeno, insulina señalización y diabetes, proliferación y diferenciación de células madre y broncodilatación. Entonces uno puede comenzar a apreciar las muchas consecuencias de la pérdida de la producción de óxido nítrico.

Ha habido muchos descubrimientos e innovaciones en el campo del óxido nítrico con respecto al diagnóstico y la terapéutica. Ahora apreciamos cómo el cuerpo produce NO, qué es lo que falla en pacientes o sujetos que no pueden producir NO y, a través de la ciencia y la investigación emergentes, están empezando a comprender cómo solucionar terapéuticamente los problemas subyacentes de la deficiencia de NO. Aunque NO es ampliamente reconocido y apreciado en la comunidad científica y médica, todavía hay muy poca conciencia sobre NO entre los pacientes y los consumidores.

Áreas de práctica.

Enfermedad cardiovascular: el óxido nítrico es la molécula más importante producida en nuestro sistema cardiovascular. De hecho, la pérdida de la producción de óxido nítrico se reconoce como uno de los primeros eventos en el inicio y la progresión de la enfermedad cardiovascular. Desde la presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial coronaria, aterosclerosis, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, el óxido nítrico juega un papel esencial en el combate de todas estas afecciones.

Función inmune: cuando nuestro cuerpo es invadido por patógenos como bacterias, virus, parásitos u hongos.

Cáncer: el óxido nítrico parece tener un doble papel en el cáncer. Los bajos niveles fisiológicos de NO parecen tener propiedades anticancerígenas, mientras que concentraciones más altas producidas durante períodos prolongados pueden contribuir al crecimiento y la proliferación de las células cancerígenas. Hay mucho enfoque e investigación actual sobre cómo el NO afecta el crecimiento de las células cancerígenas.
El sistema inmune responde produciendo cantidades masivas de óxido nítrico de forma aguda para matar estos patógenos. La producción y regulación de óxido nítrico por nuestro sistema inmune puede ayudar a mantenernos libres de cualquier infección crónica

Sistema nervioso: el óxido nítrico es una molécula de señalización celular y facilita la comunicación entre las células. En el sistema nervioso, el óxido nítrico es un neurotransmisor involucrado en la memoria y la cognición a largo plazo. La alteración del óxido nítrico juega un papel en muchas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Rendimiento físico: su capacidad para generar óxido nítrico puede predecir qué tan bien se comporta atléticamente. El óxido nítrico no solo controla y regula el flujo de sangre a los músculos esqueléticos y cardíacos que trabajan, sino que también controla la eficacia con la que las mitocondrias generan energía celular a partir del oxígeno. La intolerancia al ejercicio en personas mayores se debe a que estas personas no pueden producir óxido nítrico de manera efectiva y regular el flujo sanguíneo al cuerpo.

Fuente: https://www.nitricoxidesociety.org/

Organizaciones asociadas de la sociedad nitróxido.

 

WordPress Video Lightbox